Cerrar
Pamela - 19/10/2010 13:15 horas  Comentario(s)

ORIGEN DEL AMANITA MUSCARIA

 

la-amanita-muscaria.jpg

 

A juicio de muchos, los Amanita muscaria son los miembros más hermosos del reino de los hongos. Brotan en los bosques de Europa, Asia y América desde hace milenios. De hecho se cree que diversos pueblos de Asia y Europa central han empleado Amanita muscaria como parte de ritos religiosos desde mucho antes del advenimiento del cristianismo.

La evidencia más antigua del uso de Amanita muscaria como intoxicante se basa en análisis lingüísticos de Asia del norte. Cerca de 4000 años a.C, el lenguaje urálico se dividió en dos ramas, y ambas contienen la raíz "pang" que significa "ebrio" y a la vez es el nombre que recibe el Amanita muscaria. Esto sugiere que las propiedades psicoactivas de este hongo eran conocidas desde entonces.

En es noreste de Siberia se han encontrado petroglifos que datan de 1000 a 2000 años a.C donde se muestran figuras antropomórficas con hongos en sus cabezas. Y en esta área actualmente habitada por los chukchi, persisten tradiciones culturales en las que los Amanita se utilizan como embriagantes.

 

hongos-alucinogenos-amarillos.jpg

 

En los himnos del Rig Veda, un conjunto de historias sagradas de la India que data de alrededor de 500 a.C se menciona repetidamente un inebrante llamado Soma. En 1968, R. Gordon Wasson publicó un libro controversial, Soma: Divine Mushroom of Immortality, donde fundamentaba sus sospechas de que el Soma se preparaba con Amanita muscaria.

Por todo esto se cree que estos hongos son el psicoactivo más antiguo que ha empleado la humanidad.

Junto con el pueblo chukchi, los lapones, los koriak, los cheremies, los vogules iukaguir, los zirianos iukaguir y los kamchadales de la península de Kamchatka, junto con otras tribus de Siberia Central cerca de los ríos Ob y Yenisei, muestran una gran difusión del uso del hongo visionario casi hasta la actualidad. De hecho, en el inmenso territorio siberiano todas las creencias tradicionales estaban ligadas a la figura suprema del chamán y éste mantenía el consumo del hongo enteógeno en el centro mismo de sus prácticas mágicas y terapéuticas. Y en el continente americano también se tiene noticia de dos pueblos que aún continúan usándolos como parte de sus rituales chamánicos: los chippewa y los dogrib, asentados al sur de la frontera entre los Estados Unidos y Canadá.

 

hongo-alucinogeno-amanita.jpg

 

Es muy probable que el consumo de Amanitas fuese objeto, en la prehistoria, de una propagación llevada a cabo por el movimiento migratorio de los grupúsculos indoeuropeos, surgidos del Kazakhstan actual y de las estepas asiáticas. Estos grupúsculos se fueron desplazando, llevando su emigración hasta el norte de Alemania y las Islas Británicas. Por el sur los indoeuropeos llegaron hasta el territorio francés actual y el norte de la Península Ibérica e Itálica, llevando el conocimiento de la metalurgia del bronce y el hierro y, muy probablemente la práctica de modificar ritualmente la consciencia por acción del Amanita muscaria.

Según diversos antropólogos, el hecho de que el consumo ritual de Amanitas actualmente esté tan poco difundido se puede deber a los cambios sociales, culturales y económicos que aparecieron después de la revolución del neolítico y a la influencia del cristianismo que combatió cultos paganos ligados al uso de diversas plantas y hongos psicoactivos. Fue entonces precisamente cuando los enteógenos adquirieron el carácter tabú que mantienen actualmente y el Amanita adquirió reputación de ser un hongo "venenoso".


ETIMOLOGIA Y DENOMINACIONES

 

hongo-alucinogeno-boletus.jpg

 

El nombre científico del género (Amanita), acuñado por Persoon puede derivar del griego amanitai, que significa "sin detalles" o de Amanus, monte de la antigua provincia romana de Cilicia, en el sur de la actual Turquía. El nombre específico (muscaria) procede del latín musca, que significa "mosca", ya que antiguamente se utilizaba leche en la que se habían remojado estos hongos para matar a las moscas. En la cuenca occidental Mediterránea tiene diversos nombres populares cuyo sentido es por sí mismo significativo: la mayoría giran entorno del nombre "pájaro loco", "sabia locura" o en referencia a su acción insecticida como matamoscas, incluso en inglés es conocido como fly agaric (fly significa mosca).

  • 1